13 cosas que te pasan cuando eres vegano (segunda parte)

1.Cuando tu mejor amigo te dice que se hace vegetariano.

amigo

2. Cuando te preguntan si ya comes suficiente proteína

yeeees

3. Se lo explicas y siguen preguntando lo mismo

stop

4. Y después te dicen ‘Y leche no tomas?’

noooooo

5. Comiendo en el Teresa Carles.

teresa carles

6. Cuando tu abuela dice que le ha dado un trozo de chorizo a tu hijo

noooooo

7. ¿Que no te gusta el brocoli?

 brocoli

8. Alguien te dice que le gusta el cerdo y te viene esta imagen a la cabeza

pig

9. Preparándote para ir a comer en casa de la suegra (que no entiende demasiado el concepto vegano)

preparado

10. Cuando te dicen ‘Soy vegetariano pero de vez en cuando como pescado’

comorrr

11. Cuando te dejan el primer comentario hater en el blog.

pc

12. Tu discutiendo con los colegas sobre lo que es el veganismo

discutiendo

13. Buscando esa receta tan rica que hiciste hace tiempo

libro

 

 

15 cosas que te pasan cuando eres vegano

1. Cuando descubres que han abierto un restaurante vegano cerca de tu casa.

celebrate

2. Cuando vas a casa de tus padres y te han cocinado tu plato favorito en versión vegana.

happyeating

3. Lo que piensan que comes cuando dices a alguien que eres vegano.

broccoli

4. Cuando haces tu primer postre vegano y lo pruebas.

sorprenentmentdelicios

5. Cuando alguien te habla de las proteinas.

iknewitttt

6. Así te sientes cuando quedas con veganos que has conocido en IG.

amics

7. Ese momento en el que el chico que te gusta te dice que también es vegano.

esperantelvegàperfecte

8. Cuando te dicen que solo comes lechuga.

welikepizza

9. Cuando vas a comer con un grupo de omnivoros en un restaurante y lo único vegano de la carta son patatas fritas.

alone

10. Cuando alguien te dice que las plantas también sienten…

shutuprabbit

11. Cuando tomas un chupito de hierba de trigo porqué has leído que es muy bueno hacerlo en ayunas.

xupito

12. Cuando en una fiesta hay hummus con crudites.

topadentro

13. Tu leyendo el menú de un restaurante y buscando algo que quieras comer.

quedicerrrr

14. Cuando ya has repetido 3 veces esa receta y te sigue quedando incomible.

plorant

15. En tu aniversario de vegano.

imafuckingvegan

 

 

Wills London o zapatos veganos chulos chulos.

Uno de los primero problemas que nos encontramos al no querer vestir piel, es “¿y ahora donde encuentro zapatos veganos?”.
Os ha pasado ¿verdad?

Si encima sois como yo que calzo un 42, la tarea se complica. Que sí, que unas zapatillas de tela las encuentro, pero zapatos zapatos es más difícil, y si encuentro unos, son o esos o nada, no suelo poder escoger demasiado.

Pero eso se ha terminado. Hace poco descubrí Wills London. Es una tienda online donde encontraréis zapatos de hombre y de mujer, veganos todos, con diseños muy variados, desde zapatos para boda, hasta botas de cada día, sandalias, oxfords… son de calidad y con buenos acabados. También podéis comprar cinturones y carteras de hombre. Todo super elegante. Nada que envidiar a los diseños tradicionales.

Lo mejor de todo? Que Will te los manda donde quieras, el servicio es excelente.

Mirad mis nuevos botines:

Will London, vegan shoes

Son preciosos ¿verdad? Ya tengo ganas que pase el calor para estrenarlos.

Detox grupal.

Hace unos días nació la idea de hacer un detox entre unas mujeres maravillosas (de las que tengo la suerte de ser amiga). Y yo pensé “qué locura hacer una detox si estoy dando la teta y nunca he hecho una y no se como mi cuerpo se comportará y yo cómo me sentiré ui ui ui no se creo que no la voy a hacer o a lo mejor si mejor me lo pienso un poco”.

He buscado info por internet sobre lactancia y detox y he llegado a 2 conclusiones:
1. Hacer una detox es para eliminar toxinas, y una muy posible vía de escape de estas toxinas puede ser la leche materna. O sea, estas toxinas irian directamente a nuestro bebé.
2. Las madres lactantes necesitamos consumir muchas calorías, y un detox a base de batidos no cubriría estas necesidades.

La conclusión es que hacer una detox, lactando, es una buena idea como complemento a la dieta que llevamos normalmente.

La detox empezará el día 4 de mayo y durará 10 días. Os dejo la descripción del grupo de facebook que hemos creado para compartir esta experiencia:

Varias bloggers nos vamos a marcar una DETOX y nos encantará contar contigo.
El DETOX dará comienzo el próximo 4 de Mayo y tendrá una duración de 10 días.
El propósito de ésta DETOX es reparar nuestro cuerpo y nuestra mente de tóxicos acumulados.
Es fundamental que te sientas cómod@, por ello es un DETOX bastante libre, en el que predominarán los zumos y batidos pero en el que tienes que respetar tus gustos y no sufrir. Por tanto, si lo llevas mejor comiendo ensalada o cenando cremas debes hacerlo, ya que es una forma de permitirte gustos, respetarte, y acabar el DETOX con éxito.
Eso si,..es requisito imprescindible que compartas al menos una foto diaria de uno de tus platos o batidos, así entre todos aportamos ideas y nos motivaremos.
Como apunte adicional sería ideal que complementases el DETOX con un paseo diario al aire libre o un poco de meditación, nosotras lo haremos porque TODO SUMA.
Los días previos al comienzo compartiremos nuestra lista de la compra para que te sirva de inspiración, tu también puedes compartir la tuya para darnos ideas.

11173335_891015350944534_6658398390703101473_n

 

Así que aprovecharé estos 10 días para ponerme unos propósitos en los que me sienta cómoda.

Cómo no voy a hacer una detox “tradicional”, os cuento lo que tengo pensado:
*Cada mañana tomar un vaso de agua con limón.
*Intentar no tomar azúcar.
*Hacer una comida al día crudivegana
*Intentar desayunar cosas que no sean “pan con…” (creo que la comida cruda va a ser aquí)
*Hacer las cenas más ligeras (bye bye pasta antes de ir a dormir)

Y también:
*Antes de levantarme de la cama visualizar el día.
*Antes de ir a dormir tomarme un tiempo para mi.

¿Qué os parece? Si queréis podéis compartir en los comentarios vuestros propositos para estos días de detox.

Por cierto, si os queréis sumar, buscad el grupo Detox 10 días en facebook y si también queréis compartir vuestras fotos en twitter o instagram lo podéis hacer con el hagstag #enocasionesveodetox

………………………………………………………………………………………………………………………………..

Las liantas de todo esto son Miren de Paraíso Vegetal, Míriam de Gastrocenicienta, Ana de Amanida Animada, Rosa de ¿Y si nos cuidamos? y yo misma.

Porqué hay niños que no les gustan las verduras.

Ayer tuve una conversación con la peque mediana (de 3 años) que quiero compartir con vosotros.

Estaba haciendo la cena, ensaladilla. Estaba cortando las verduras para hacerlas al vapor. Que si patatas, que si zanahorias, judías verdes, brocoli… Y la peque vino a ver qué hacía, cogió un taburete y se puso a la altura de el bol donde iba poniendo todo.

-Mama huele muy bien
-Pues ¿sabes una cosa? Hay muchos niños que no les gusta la verdura
-¿Queeeeeee? (con cara de susto, sorpresa e incredulidad todo al mismo tiempo)

Fue espectacular. Me hizo reír un rato largo. Me enamoró!

La conclusión después de charlarlo, fue que no les gusta porqué su madre no se las sabe cocinar bien, jajaja.

 

Mejor que le prepares el desayuno o como ser una mamá de pequeñas vegetarianas.

En muchas ocasiones los vegetarianos nos sentimos diferentes. Y ha llegado un día que temía mucho. Que mi hija se sintiera diferente por ser vegetariana.

Que ya lo se, que somos diferentes (y no por mal) en muchos aspectos a los omnívoros pero me refiero a diferente así como con cara triste.

Desde que va a la escuela, ha habido varios cumpleaños de compañeros, los cuales invitan a desayunar al resto de la clase.

Mi pregunta a la profesora “¿y que suelen llevar?”
-Pues bocadillitos de nocilla, croisanitos, ensaimaditas,…
-Ya veo
-Sí, mejor que le prepares el desayuno tú.

Claro, aquí yo pienso ¿y si fuera alérgica a algo, tampoco se la tendría en cuenta o entonces pensarían en ella y le llevarían algún desayuno?
No se si todas las madres (digo madres porqué en general son las que se cuidan de estos temas) saben que la peque es vegetariana, pero algunas sí, y no han tenido ningún miramiento. Y eso me pone super triste. La peque nunca me ha dicho nada al respecto, como que se siente mal, o que le gustaría comer lo que traen los niños. Hemos hablado muchas veces de porqué somos vegetarianos y lo entiende. Pero se me encoge el corazón cuando veo que la gente tiene tanta poca empatía.

Yo cuando tuve que preparar el desayuno para el cole, pregunté si todos los niños comían de todo o había alguien que no. Porqué, no cuesta nada hacer (o comprar) algo sin gluten, o sin frutos secos,…

No se.

La solución que he encontrado creo que es realmente buena. La tarde antes de que haya un desayuno de cumple, encendemos el horno y hacemos galletas, o algún bizcocho para que ella también tenga un desayuno especial. Y encima el suyo es vegano, muchas veces integral, ecológico, y sin sufrimiento animal.

Sueño con el día en que se vea como algo normal el hecho de ser vegetariano. Ojalá mis hijos lo vean (que lo vea yo, lo dudo). Y cuando vayan a fiestas, bares o restaurantes, al supermercado,… tengan tantas opciones como los omnívoros. ¡Ojalá!

Prefiero no leer los ingredientes.

¿Qué vegetariano no ha oido en su vida la frase “pues yo prefiero no leer los ingredientes, lo que no mata engorda”?
Sobretodo nos la dicen cuando nosotros preguntamos “¿y esto de qué está hecho?”

Os imagináis una persona que va a un concesionario a comprar un coche y cuando el vendedor le quiere contar todas las características le dice “uy, prefiero no saberlo. Si sirve para viajar de un sitio a otro ya me vale”

¿Pongo más ejemplos?

Una persona comprando un móvil que no se interesa por todos los detalles habidos y por haber.
Pon gasolina al coche sin saber de cual. La más barata. Da igual.
Alquilar una casa. Sin preguntar nada.

Si ya, a que te da la risa.

Hasta cuando compramos una planta hacemos más preguntas que cuando compramos comida.

Es así de triste. Cuando te lo planteas con otros ejemplos que no son de comida, se ve más claro. Hay muuuucha gente que le da igual lo que se mete en el cuerpo. La comida es nuestra gasolina, si le pones gasolina mala, el cuerpo tiene enfermedades, problemas, tensión alta, retención de liquidos, restreñimiento… y prefieren tomarse una pastilla que vigilar un poco lo que comen.
Y luego un día te preguntan “y tus hijas porqué no comen golosinas” y les cuentas que están hechas de gelatina, y continuan con su cara de poker, les preguntas “¿sabes lo que es la gelatina entre otras cosas?” y te dicen que no. Se lo intentas contar de manera delicada, y te das cuenta de que la desinformación respecto a la comida es demasiada.

No nos enseñan a preguntar por lo que comemos. Nadie.

En las escuelas deberían dar clases de nutrición. ¿Qué es más importante, saber hacer raices cuadradas o saber comer bien? Yo lo tengo clarísimo.

¿que no te gusta el chocolate?

Ayer fue la fiesta de fin de curso de una extraescolar que llevamos a las peques.
Están enteradísimos de que son vegetarianas, pero a mi siempre me da un poco de rollo de si no lo terminan de entender. Pero ayer me quedó clarisimo que si 🙂

Antes de entrar la profe nos contó a las mamis y papis que harían un poco de fiesta con merienda. Y dijo “tenemos un bizcocho sin huevo, ni leche, ni gluten, ni frutos secos, y tenemos otro que tiene todo menos los frutos secos y con azúcar” Pude leer el pensamiento de algunos padres por sus caras de flipe de cómo será un bizcocho sin nada de eso, es imposible. Y la profe continuó “¿alguien quiere del primero?” y yo entre orgullosa y un poco avergonzada levanté la mano. Por casualidades de la vida, estaba en la parte de atrás, y noté un movimiento casi de peli de hollywood de todos los padres girándose a la vez para ver quien había levantado la mano. Me entró un poco de risa.

Al salir las peques, les pregunté como les había ido, como siempre hago, entre otras cosas me dijo la peque mayor “nos han ofrecido chocolate pero he preguntado y como me han dicho que tenía leche he dicho que nosotras no queríamos”. Le dí un besote enorme a mi hija de 4 años. Estoy tranquila porque ya veo que si los demás no se enteran, las peques saben lo que comen y lo que no.

Al rato, la peque me dijo que un compañero suyo le había preguntado “¿que no te gusta el chocolate?” y ella evidentemente dijo que si 🙂

 

Se van a terminar los animales.

“Mama, hoy le he dicho a la iaia que no tiene que comer carne porque sinó se van a terminar los animales”

Ésta es una reflexión que ha hecho mi hija mayor (4 años).

Muchas veces tenemos conversaciones de porqué nosotros no comemos carne, conversaciones muy light evidentemente, porqué lo tienen que entender dos personitas pequeñas. Y en esas conversaciones muchas veces surge la duda de porqué sus abuelos o sus tíos comen carne.  Siempre lo hablamos desde un punto de vista de no juzgar a nadie. La respuesta suele ser “cada persona hace lo que le conviene o lo mejor que sabe, no todo el mundo piensa igual, y en cada casa tienen sus costumbres”

Ellas saben que cuando nosotros comemos una hamburguesa, es una hamburguesa vegana, que lo “normal” es que la hamburguesa sea de carne, saben que vivimos en una sociedad donde lo que hay más, es gente que come carne, y que nosotros en cualquier sitio tenemos que especificar ¿es de carne? ¿tiene leche?

A veces es un poco complicado, pero me encanta poder enseñarles que ellas viven de esta manera, porque creemos que es la más respetuosa con lo que sentimos. Que podemos vivir sin matar animales, “los animales tienen que estar con sus familias, como nosotros que somos una familia”.

Mi fibromialgia y yo.

Hoy os voy a contar algo que no mucha gente sabe, pero voy a empezar desde el principio.

Toda mi vida, y cuando digo toda es desde que tengo recuerdos que he tenido dolor. Cuando era pequeña los médicos decían que era del crecimiento (pero no duele crecer, yo tengo hermanos igual de altos que yo y no les dolía). Fue pasando el tiempo y los médicos “que si es un tema articular, que se ya se me pasará, que si es muscular….” pues eso, que nadie me decía nada coherente, no había dos médicos que me dijeran lo mismo. Así que lo dejé estar, y continué viviendo con ello.

Hasta que me quedé embarazada. Dos veces. Bastante seguidas.

Mi cuerpo dio un bajón. Tenía mucho dolor, muy a menudo, mas de lo normal. Tenía mas días dolor y cansancio, que días buenos. Así que me volví a poner en plan “voy a descubrir lo que me pasa”. Fui a 5 médicos y esta vez si que descifré lo que me pasaba. Dos de ellos dijeron que tenía hiperlaxitud articular, otros dos decían fibromialgia, y el quinto, hiperlaxitud con tendencia a la fibromialgia. Así que estaba bastante claro.

Los remedios que me daban no me convencían. Pastillas, antiinflamatorios, pastillas para regenerar el cartílago que eran de aleta de tiburón,…. Pastillas, pastillas, y mas pastillas, y a mi que no me gustan absolutamente nada. No era una buena solución para mi.

Alguno me dijo que hiciera deporte, pero claro, con las dos peques haciendo homeschooling y yo que nunca he sido muy fan del deporte (precisamente porque siempre que hacía algo de movimiento terminaba con unos dolores terribles) pues como que no estaba motivada.

Pero, había una cosa que si podía hacer. Muy sencilla. Yo hasta hace poco era ovo lacto vegetariana, en muy pequeñas cantidades, ya que en el día a día comemos vegano. Solo se me escapaba algún yogur de vez en cuando, o algún vaso de leche antes de dormir. Vaya que lo que se llama cocinar con leche, pues que no tengo ni idea. Y con los huevos lo mismo. De vez en cuando comemos algún huevo frito, o alguna tortilla.

Pues bien, para todos es conocido que la leche es mala para el cuerpo, ahora, pero esto antes no se sabía.

Y yo en toda mi vida había bebido muuuuuucha leche. Por eso que dicen del calcio, y como yo soy alta, pues dale leche pa’l body, para tener los huesos fuertes. Pddrrrrrr (lease como pedorreta). Y después de leer todas las barbaridades sobre la leche y lo mala que es para los huesos (¿porqué nos engañan tanto?) decidí no volver a tomarla, ni yo, ni las peques (no les voy a hacer pasar por lo mismo que yo).

Pues después de unos meses, he tenido muy pocos días de dolor. ¿Os lo podéis creer? Era así de sencillo. No me he tomado ninguna pastilla, ni he hecho deporte (a parte de subir y bajar 3 pisos de escaleras a diario, jugar con las nenas, ir andando a todos lados,…) solo con dejar la leche.

Y todo esto os lo cuento desde mis 7 meses de mi tercer embarazo.

Me siento bien.