¿Qué hay en los cajones de mi baño?

Hace días que quería hacer un post de este estilo.
Compartiendo las cosas que uso para cuidarme.
Cómo podréis ver no soy de maquillarme, ni de muchas cremas. No soy demasiado coqueta, solo lo justo, jiiji.
Os cuento…

DSC_0029

1. Gel de ducha de Cattier
Este gel ya hace bastante tiempo que lo usamos y nos gusta mucho. Dice que el 99% de ingredientes son de origen natural, y el 20% provienen de la agricultura ecológica.

2. Champú de Urte
Pocos ingredientes, ecológicos y va fenomenal. Yo no conocía esta marca y fue Marina quien me lo recomendó y se lo agradezco mucho porqué me gusta mucho.

3. Desodorante de Bioregena
Hace ya tiempo que estoy buscando un desodorante perfecto para nosotros. Hemos probado varios diferentes y no termino de encontrar uno que nos guste 100%. Este lo usamos de hace poco. De momento nos gusta. Es eco, no tiene antitranspirantes, huele muy bien. Ya os contaré.

4. Pasta dentífrica de Caléndula de Weleda.
Me encanta esta pasta de dientes, he probado unas 4 diferentes de Weleda y esta de caléndula es mi favorita. ¡Y no tiene fluor!

5. Agua de rosas de Narsya Beauty
Hacía mucho tiempo que buscaba algo que las peques (y yo) pudieran usar cómo colonia. A ellas les encanta ponerse colonia antes de salir de casa, pero las del súper, esas con dibujitos de las Frozen o las Hello Kitty no me terminan de convencer, así que buscando en el herbolario, encontré esta agua de Rosas. ¡Les (nos) encanta!

6. Perfume sólido “Tuscan Blood Orange” de Pacifica
Hablando de oler bien, el otro día desde Vita33 me mandaron unas cuantas cosas, entre ellas este perfume sólido… qué me gusta muchiiiiisimo. Huele una pasada de bien. Y es muy práctico para llevarlo en el bolso.

7. Lapiz negro para los ojos de Couleur Caramel
Este lápiz es lo únco que uso para maquillarme en mi día a día. Me hago la línea de los ojos. Este me gusta porqué es eco y natural. Queda bien negro y dura muchas horas.

8. Manteca de Karité
Está en en top 3 de mis indispensables. Me gusta muchísimo.

9. Crema para manos hecha por mi
Es una mezcla de manteca de karité y aceite de rosa mosqueta. Me la pongo antes de dormir en las manos y me las deja suaves, y eso que tengo tendencia a tenerlas secas.

10. Copa menstrual de Mooncup
Pues todavía no la he usado, pero en mi intento de tener una vida más ecológica, sencilla, menos consumista,… he decidido que esta copa era necesaria para mi vida!

11. Aceite de almendras
La empecé a usar en mi primer embarazo y no he dejado de hacerlo. Cuando puedo (ser mama de tres peques a veces hace que las duchas duren 3 minutos cronometrados) me la pongo por el cuerpo.

12. Aceite de rosa mosqueta
Este aceite nunca me falta en casa. Lo uso tanto en mi, como en los peques, sobretodo ahora que han pasado la varicela, es ideal para las manchitas que les han quedado en la piel. Es un regenerador ideal!

 

Espero que os haya gustado este tipo de post.
Y por último, os reto a qué hagáis un post en vuestros blogs con lo que tengáis en el cajón del baño. Así conocemos nuevos productos y opiniones.

No poo. ¿Seguimos o no?

El día 1 de septiembre empezamos un reto llamado “un mes de no poo”. Os lo cuento todo en este post.

Hace ya mas de un mes y medio que empecé. Al principió me sorprendió agradablemente el efecto que hacía el no usar champú en mi pelo. Tenía el pelo sano y limpio. Y solo me lo hacía ¡2 veces por semana! No como con el champú que era día si día no.

Hace cosa de un par de semanas que empecé a intercalarlo con “solo agua”, me apetecía, y la primera vez me gustó, no noté demasiada diferencia. Pero estos días no se si ha afectado mi estado interior, algo mas nervioso, pero el pelo me ha quedado chafado, sin brillo, en resumen, no demasiado sano a la vista.
Y como es preferible no obsesionarse con las cosas y mejor fluir con lo que el cuerpo pide, hoy me he lavado el pelo con champú, uno de eco, sin demasiados ingredientes, y me ha encantado reconciliarme con el jabón. Tengo que decir que antes del No Poo, usaba champú de super de “cualquier” marca.

En resumen, creo que voy a intercalar bicarbonato/vinagre con ese champú de vez en cuando. Me hace sentir mejor, y me veo el pelo mas sano.

Estoy muy contenta de tener la alternativa al champú con ingredientes que se pueden encontrar en cualquier cocina. Dicen que no te pongas en la piel nada que no te puedas comer. Pues en eso estamos.

 

Un mes de No Poo. Primera semana.

Esta semana ha sido la primera que he hecho No Poo como os contaba aquí.

no poo

No lo había hecho nunca en la vida y no sabía lo qué pasaría. Había leído maravillas de este método, pero hasta que uno no lo experimenta, mejor no juzgar ni hacerse ilusiones.

Pues os puedo asegurar que me sumo a las maravillas.

Mi mayor miedo era que hace mas o menos un mes, me había puesto la henna, y pensé que quizás lo del bicarbonato podía ir mal, pero no he notado nada negativo respecto a este tema.
También no me terminaba de creer que después de poner el vinagre, y secarse el pelo, desapareciera del todo el olor. incrédula de mi! Ni rastro de olor!
Y si, el pelo queda limpio y suave. De hecho he notado que me ha cambiado un poco la forma del pelo, lo noto suave y un poco ondulado (a ver, no se me ha rizado, pero ha cogido forma).
Me lo he lavado tres veces en esta semana, pero yo creo que poco a poco iré alargando.

Y por último quiero agradecer a Marina y las chicas (y a sus marido y hijos) del grupo que se han unido al reto.

‘No poo’ o ‘sin champú’ o un reto para septiembre. ¿Te apuntas?

Hace tiempo que le doy vueltas al hecho de haber cambiado la alimentación, pero no el tema exterior, champús, detergentes y demás botellas que compramos.

Pues hace poco he descubierto el “no poo” o lo que es lo mismo “no shampoo” o las mentes maliciosas lo pueden traducir por “no caca”.
Consiste en dejar los champús y otros productos para el pelo y utilizar bicarbonato y vinagre. Y si ya se pensaban que los vegetarianos solo comemos ensalada, ahora podrán decir que también nos “aliñamos” la cabeza!

A lo que voy. La idea es que el champú contiene  ciertos químicos que provocan que el los aceites naturales que tenemos en el cabello, los dejen en mal estado. Y aunque antiguamente se recomendaba utilizar el champú de manera casual, actualmente se ha convertido en una necesidad diaria.

Así que siguiendo el movimiento “no poo” te puedes lavar el pelo con bicarbonato y vinagre de manzana, o simplemente solo con agua. Y estar limpio y reluciente.

En la pagina de “no poo” apuntan que los primeros días de no usar champú el pelo se ve un poco graso, pero es la reacción normal. Como en cualquier detox, los primeros días son los mas “difíciles” pero luego el pelo vuelve a verse limpio. Nadie pensará que no utilizas champús ni otros productos por el estilo.

¿Y AHORA COMO LO HAGO?

El bicarbonato de sodio.
Actuará como sustituto del champú.
La proporción es una cucharada por una taza de agua. Se tiene que remover hasta que se diluya totalmente.
Y ya solo queda masajear el pelo como si de champú se tratase, aunque este no hará espuma. Y enjuagar.
Aquí ya nos podríamos quedar, pero el bicarbonato puede dejar el pelo seco. Y es donde entra en juego el vinagre.

Vinagre de manzana.
Ponemos un cuarto de taza de vinagre con una taza de agua y ya nos lo podemos poner en el cabello, masajeamos y enjuagamos con agua abundante. Esto hidratará el pelo. Y he leído por varios blogs que una vez el pelo seco, no deja ni rastro de olor.

Solo agua.
Poco se tiene que decir. Tan solo que aunque no utilices nada, que masajees el cabello como si usaras champú.

Si queréis mas info podéis visitar la web de “No Poo” Method.

¿Y TODO ESTO PORQUÉ?

Pues por muchos motivos.

Por ejemplo, los champús contribuyen a la contaminación del planeta, con sus botellas la mayoría de veces de plástico, y también con los propios componentes del champú, y cito textualmente la wikipedia “Un estudio muestra que el presente fungicida en los champús anticaspa está presente en el agua del medio ambiente en concentraciones elevadas, que pueden tener efectos negativos en las algas y plantas.”

Otro. Porqué muchos champús tienen gran cantidad de químicos que pueden irritar la piel y pueden ser tóxicos.

También, muchos, tienen silicona en su composición. ¡Silicona!

Por dejar de ser dependientes de estos productos. Por tener otra opción.

………………………………………………………………………………………………………………………………

Pues después de todo esto, os propongo una cosa.

Junto con mi compañera de retos favorita, también llamada Marina, queremos empezar haciendo un mes (de momento) de “no poo”. Marina experimentará con lavarse el pelo solo con agua y yo con el bicarbonato y el vinagre. Hemos pensado empezar el 1 de septiembre. Nos parece un mes interesante. Con muchos propósitos y nuevos comienzos.
Si os apetece uniros al reto #unmesdenopoo, y somos unos cuantos (o cuantas) podemos crear un grupo en facebook para compartir y comentar la experiencia.  ¿qué os parece?
De todas maneras, haré un post semanal para contaros qué tal va.

¿Quien se anima?

 

Queso crudo de nueces de macadamia.

No se porqué, pero estos días me está apeteciendo mucho hacer comidas crudiveganas ¡con el frío que hace!

A mi vegano favorito le encantaba el queso, de hecho, seguramente en una vida anterior había sido un ratón de dibujos animados de esos que comen trozos enormes de queso en cuatro bocados. Nada, que me lío. Continuo. Varias veces he intentado hacer quesos veganos, pero nunca he terminado de encontrar la receta perfecta, así que pensé que podría intentar con los quesos crudos. Me lancé a buscar recetas y me crucé con ésta del blog Vida en tu comida.

Queso crudivegano de macadamia

Tenía casi todos los ingredientes, así que poco cambié. Y ahora que ya se que sale deliciosa, le podré hacer variaciones.

Los ingredientes:

150gr de nueces de macadamia (previamente hidratadas unas horas)
el zumo de medio limón
3 cucharadas de aceite de oliva
1 diente de ajo
una pizca de sal
una cucharada de orégano seco, más un puñado para el exterior

Cómo se hace:

Se ponen todos los ingredientes en el vaso de la batidora (yo utilicé una de mano) y se mezcla hasta que quede una masa consistente.
Se saca y con las manos se le da forma.
Pones en un plato el orégano que te has guardado y ruedas el “queso” por el plato, puedes ayudarlo con las manos para que se queden todas las hojitas pegadas.

Es ideal para comer en bocadillo, con pan con tomate y aceite de oliva…. ¡ñam!

Queso crudivegano de macadamia

Cómo cocinar con medidas americanas o ¡¿Cuanto pesa una cup?!

No os digo nada nuevo si  os digo que estamos muy influenciados por la cultura americana, y en la cocina es un claro ejemplo, por sus recetas y sobretodo por sus medidas a la hora de cocinar.

Basandome en las conversiones que he encontrado en el libro de galletas de Isa Chandra y Terry Hope, os copio aquí unas cuantas medidas para los que no os las conozcáis.

Los líquidos:
1 teaspoon (cucharadita) = 5 mililitros
1 tablespoon (cucharada) = 15 mililitros
1/4 cup (taza) = 60 mililitros
1/3 cup = 79 mililitros
1/2 cup = 118 mililitros
1 cup = 250 mililitros

Los secos:
1/4 teaspoon = 1 mililitros
1 teaspoon = 5 mililitros
1 tablespoon = 15 mililitros
1/4 cup = 59 mililitros
1/3 cup = 79 mililitros
1/2 cup = 118 mililitros
1 cup = 225 mililitros
4 cups = 1 litro

Las temperaturas:
100ºF = 38ºC
200ºF = 95ºC
250ªF = 120ºC
300ºF = 150ºC
350ºF = 180ºC
400ºF = 205ºC
450ºF = 230ºC

Espero que os sea de ayuda. ¡A cocinar!

¡¡¡Tengo el pelo rojo!!! O como teñirse sin químicos.

El otro día necesitaba verme diferente. Necesitaba hacerme algo en el pelo. Pero no me lo quería cortar. Yo nunca he sido muy presumida, ni soy de las que van cada mes a la pelu. No me gusta, tantos jabones, suavizantes, que si un gel abrillantador, que si un spray-que-te-dejo-el-pelo-fantástico, que si una hora con el cepillo y el secador dale que dale.

Nunca me he teñido el pelo. Y como no me apetecía utilizar tintes químicos, me decanté por la henna.

Así que os voy a contar cómo lo hice.

COMO TEÑIRSE CON HENNA

Como teñirse con henna

Esta es la que escogí, es la mas común, la suelen tener en las herboristerías.

Como teñirse con henna

Necesitas:
* la henna (tengo el pelo largo y yo utilicé toda la bolsa)
*un bol de plástico
*cuchara de madera
*agua caliente
*el zumo de medio limón (ayuda a fijar el color)
*gorro de plástico (viene en la caja)
*guantes de plástico (los de la foto vienen con la caja, pero te recomiendo que utilices de esos de cirujano)
*una toalla vieja
*una camiseta vieja

Como teñirse con henna

Foto horrible mia del antes.

Como teñirse con henna

El proceso es muy sencillo.

Poner en el bol la henna (polvo) y echarle el zumo del medio limón. Después le vas añadiendo agua caliente, a la vez que vas mezclando. La textura tiene que ser como de yogur.

En sitios he leído que se puede dejar reposar la mezcla unas horas, pero yo no lo hice.

Te lo vas poniendo en el pelo, desde la raíz hasta las puntas. Con cuidado, porque esto tiñe que da gusto (aquí entran los guantes pegados que no se muevan y la camiseta vieja). Una vez tengas todo el pelo con el pastiche te pones el gorro y encima la toalla, te la enroscas (si hace falta le puedes poner un imperdible para que no se te caiga) y a esperar. El proceso puede durar de 2 a 6 horas. Pero yo aguanté exactamente 3 horas y media.

Para quitarlo. Cabeza abajo en la ducha, y agua y agua y agua. Aquí ya no mancha, así que no os asustéis. Cuando el agua ya no sale manchada, te lavas el pelo con un champú, ellos recomiendan el suyo  de la marca henna, pero yo lo hice con el mio. Y luego te lo lavas con suavizante, mas que nada por desenredar, porque con la henna que es como barro, queda una peluca horrible.
Secar y a presumir!

Como teñirse con henna

Mi auto foto del después. No se aprecia bien en la foto pero me ha quedado el pelo realmente rojo.

 

 Actualización:
Pasado un mes:
*tengo el pelo un poco mas oscuro, no tan rojo brillante como los primeros días.
*las zonas que quedaron teñidas mas flojas, se les fue la henna, pero no queda descarado.
*en los primeros lavados, el agua salía “sucia” de henna.
*tengo el pelo genial, ni de color verde sapo, ni con textura rara, ni nada.
*escribo esto con, otra vez, henna en la cabeza. A ver si consigo esta vez, que quede el color mas uniforme.

 

 

 

No mama, que no comemos gambas.

Os pongo en situación.

Estaba jugando con las peques. Y a la peque se le sale un calcetín, yo voy y le muerdo el pie… “ñam ñam que hambre tengo!

Y mi hija mayor de 3 años se me acerca corriendo, me separa, y toda seria me dice “no mama, que no comemos gambas“.

A ella, lo primero que le sale que no comemos son las gambas, creo que es porque en casa de mis padres, ella alguna vez ha visto que los demás las comen y le llaman la atención.
Vaya, que quien dice gambas, dice carne, o animales.

¡Es tan bonita que casi me la como a ella!

Limpiando borrajas.

Hace unos días confesé en facebook que no tenía ni idea de limpiar ni cocinar borrajas. Allí tuve muchos comentarios ayudándome (si es que sois unos soles), y cuando me puse en marcha, me acordé de Nagore y su Que hago con mi cesta de verduras y encontré este tesoro:

Y desde ya me declaro muy fan de ese señor. Esta muy bien explicado, rollo tutorial facilito para los que no tienen ni idea del tema borrajas como yo.