15 cosas que te pasan cuando eres vegano

1. Cuando descubres que han abierto un restaurante vegano cerca de tu casa.

celebrate

2. Cuando vas a casa de tus padres y te han cocinado tu plato favorito en versión vegana.

happyeating

3. Lo que piensan que comes cuando dices a alguien que eres vegano.

broccoli

4. Cuando haces tu primer postre vegano y lo pruebas.

sorprenentmentdelicios

5. Cuando alguien te habla de las proteinas.

iknewitttt

6. Así te sientes cuando quedas con veganos que has conocido en IG.

amics

7. Ese momento en el que el chico que te gusta te dice que también es vegano.

esperantelvegàperfecte

8. Cuando te dicen que solo comes lechuga.

welikepizza

9. Cuando vas a comer con un grupo de omnivoros en un restaurante y lo único vegano de la carta son patatas fritas.

alone

10. Cuando alguien te dice que las plantas también sienten…

shutuprabbit

11. Cuando tomas un chupito de hierba de trigo porqué has leído que es muy bueno hacerlo en ayunas.

xupito

12. Cuando en una fiesta hay hummus con crudites.

topadentro

13. Tu leyendo el menú de un restaurante y buscando algo que quieras comer.

quedicerrrr

14. Cuando ya has repetido 3 veces esa receta y te sigue quedando incomible.

plorant

15. En tu aniversario de vegano.

imafuckingvegan

 

 

La tarta perfecta para un cumpleaños. Una sacher vegana.

No se que pasó la semana pasada que con este calor, a las bloggeras les dá por hacer pasteles. Pues bien, primero vi el sacher de Bruma. Y lo tuve claro, ese sería el pastel de mi cumple. Siiiiiiii! El domigo cumplí 31!!!!  Y a los pocos dias La Tetera Verde… patapam, otro sacher! Jolin! Que delicia. Y decidida, hice una mezcla de las dos versiones para hacer la mia. Aquí tenéis.

Sacher vegano de cumpleaños

Los ingredientes para el bizcocho (para uno. Este tiene dos)
250 gr de harina de trigo
225 gr de azúcar moreno
60 gr de cacao en polvo
1 sobre de levadura Royal (química)
1 cucharada de bicarbonato
1 pizca de sal
130 gr de aceite de oliva suave
250 gr de leche de almendras

Para la cobertura:
1 tableta de chocolate de cobertuta
2 cucharadas de margarina

Mermelada de fresa

Sacher vegano de cumpleaños

Como se hace:
Precalentar el horno a 180 grados.
En un bol juntar todos los ingredientes secos.
En otro bol los humedos (aceite y leche)
Se juntan todos y se bate bien hasta que quede una masa uniforme.
Se embadurna el molde (el mio de 24 cm) de margarina y se hecha la mezcla.
Se pone al horno unos 30 minutos. Compobando con un palito que salga limpio.

Dejar enfriar.

Repetir todo el proceso otra vez.

Dejar enfriar.

Se puede cortar la parte de arriba si te ha quedado un poco desigual. Poner mermelada encima de un bizcocho. Poner encima el otro bizcocho pero del revés, así la parte de arriba es bien plana.

Para preparar la cobertura, ponemos un bol al baño maría con la tableta, y cuando esté casi deshecha, le añadimos la margarina y mezlamos bien.

Finalmente ponemos el chocolate de cobertura por encima, y si quieres por los lados.

Y no hace falta decir nada mas. Solo que si lo hacéis mucho cuidado que es adictivo!!!!

¿Que piensan los vegetarianos?

Este articulo está basado en hechos reales.

Ayer me dí cuenta que la mayoría de la gente no se entera de lo que piensan los vegetarianos, pero no a nivel filosófico y espiritual.

Voy a empezar por el principio. Alguien está organizando una comida con los que fuimos a EGB juntos. Y resulta que han creado un grupo por el whatsapp. Una locura, conversaciones infinitas de unas 20 personas. Colgaron el menú, de primero pica pica, que si patatas bravas, que si embutidos, que si calamares,… de segundo a escoger entre entrecot, lenguado, crep de gambas y secreto ibérico. ¡Casi me duelen los dedos de escribirlo!
Cada uno va escogiendo ya, para que el restaurante lo tenga preparado. Y uno de mis compañeros dice (y cito textualmente): “Yo quiero entrecot al punto con sangre, y si puede ser me gusta comerlo al lado de un vegano jijijiji (carita de demonio)”

Ejem ejem. En ese momento vi claramente dos cosas. La primera, el porque, que de una clase de casi 30 personas, solo conservo una amiga, que es una de mis mejores amigas. Con la mayoría hace años que ni los veo y eso que vivimos en el mismo pueblo. Y la segunda es que la mayoría de gente no tienen ni idea de lo que piensan los vegetarianos. Y ahora hablo desde el punto de vista que tengo mas cerca, que es el mio y el de mi vegano favorito. No quiero generalizar, aunque creo que a muchos les pasara como a nosotros.

Un vegetariano (mi marido y yo) nunca va a querer comer lo que come un omnivoro, y menos un trozo de carne con sangre. No va a salivar porque te pongas a su lado a comer una pechuga de pollo, o unos langostinos. NO.

Esto es una cosa que pasa mucho cuando un vegetariano come por primera vez con alguien que es omnivoro. El omnivoro le suelen pasar dos cosas, o se siente incomodo, raro, no sabe si esconder el plato, no sabe exactamente que comer, todo para que el vegetariano no se le haga la boca agua. O como mi compi de EGB, que se come lo mas cavernicola para darle envidia de que él lo come y el vegetariano no. Pues no. Muy probablemente lo que sienta un vegano, es pena, por el pobre animal que te comes, y luego por ti.

Un error es creer que los vegetarianos no pueden comer animales. No, los vegetarianos no quieren comerlos.

Ala, aquí lo dejo.

Swap vegano.

¡Buenos días!

Carolina del blog Espinacas con Garbanzos y yo queremos proponeros algo. Se trata de hacer un swap vegano, o lo que es lo mismo, un intercambio de cositas hechas y elegidas con mucho cariño entre las personas que participemos . Se nos ha ocurrido que en el interior de la cajita del swap debe haber al menos 3 cosas:

Algo especial para comer, como por ejemplo unas galletas, unos botes de mermelada, dulce de membrillo, …
Algo relacionado con nuestros platos o nuestra cocina. Aquí pueden entrar objetos tipo manteles, posavasos, tazas pintadas a mano, bolsas para la compra o el pan,…
Una carta escrita con todo el cariño del mundo.

Son importantes e imprescindibles los siguientes puntos:
* Que todo lo que enviemos sea vegano.
* Que alguna de las cosillas que enviemos sea hecha a mano. No importa si, por ejemplo, has horneado tú mismo unas galletas pero has comprado un mantelito muy mono y original en alguna tienda. O si por el contrario te has currado una taza para el desayuno pintada a mano, pero has preferido comprar una tableta de chocolate vegano, eco y artesano en ese sitio que tanto te gusta. Lo importante es que al menos una de las cosas esté hecha por ti. Y la otra esté escogida con todo el mimo y cariño. Tú decides si se te da mejor la cocina o las manualidades para poder elegir qué hacer y qué comprar.
* Que tengamos ganas de participar e ilusión.

swap vegano

¿Quien puede participar en este swap?
Pues sólo aceptamos la participación de bloggers, es decir, que solo las personas que posean un blog pueden participar. Creemos que es lo mejor para poder garantizar de algún modo que nadie se quede sin swap.

Si os animáis a participar, tenéis que escribirnos un e-mail a: swapvegano@gmail.com contándonos que os queréis unir al swap y mandándonos vuestro nombre, dirección y el nombre del blog que tenéis. En cuanto sorteemos quien os ha tocado os contestaremos proporcionándoos el nombre del bloger y la dirección a la cual debeis mandar vuestro swap (pero no le digáis nada a la persona que os ha tocado, ¡¡tenemos que guardar la emoción y la sorpresa hasta que le llegue todo a casa).

Teneis hasta el lunes 6 de mayo (a las 23.59 de la noche) para apuntaros. Después nos tomaremos Carolina y yo un par de días para organizarlo todo y hacer el sorteo, para luego escribiros y daros los datos oportunos. Debereis mandar vuestro swap en un periodo de tiempo no superior a un mes, contando desde la fecha en la que os escribamos.

Esperamos que os guste la iniciativa y que os animéis a participar!

¿Amo a los animales o amo a algunos animales?

Partiendo de la base que cada  uno puede hacer lo que quiera o lo que pueda… yo tengo una duda… ¿dónde está el limite del bien y del mal? Jeje, eso ha sonado demasiado intenso. Os explico. Hoy he tenido una conversación con un amigo. Él está enamorado de los perros, le encantan. Él tiene perro, y a parte colabora con algún sitio de esos que ayudan a perritos abandonados. Eso lo veo genial. Pero luego no es vegetariano. Y aquí es dónde mi cerebro me dice que eso es un poco incoherente.

Yo entiendo que no podemos hacer el bien en todo, o sea. Si empezamos a pensar en lo mejor para nosotros, nuestro cuerpo, nuestros hijos,… para el mundo en general, nos volveríamos locos. Es imposible. Pero eso de querer tanto a los perros y luego llegar a casa y comerse un trozo de pollo, pues no lo veo.

Hay mucha gente que dice que ama los animales y luego resulta que deberían decir que “aman algunos animales”.

¿Cómo lo veis? ¿Asi surrealista como yo, o no, o pensáis que mejor eso que nada?

Dentro de unos años…

¿Habéis visto lo que desayunan en todas las series americanas? Pues sí, pancakes.

Hacía muchísimo tiempo que quería hacer esta receta, pero nunca me animaba. En casa el encargado de hacer este tipo de recetas es mi vegano favorito. Él hace los creppes. Siempre. Y es así porque le salen genial. Así que nunca nos habíamos lanzado con la receta de los pancakes.

Hoy, no sé si será porque me manda mas la bebé de la barriga que yo misma, o porqué será, que nos animamos a hacer entre los dos esta merienda.

Y tengo que decir que estaban tan ricos, como parecen en la foto. Totalmente veganos. Y yo me pregunto. ¿Porqué hace falta poner ingredientes de origen animal, cuando se pueden hacer recetas así de buenas y veganas?

Os paso la lista de ingredientes:

1 taza de harina

1 taza de leche de soja

2 cucharadas de azúcar

2 cucharadas de aceite de oliva

Media cucharadita de sal

2 cucharaditas de levadura Royal

Un plátano maduro

La elaboración os la podéis mirar de la página de paravegetarianos. Es sencillísimo de hacer. Y me gustaría volver a hacerla con azúcar moreno, o con otras harinas. Ya veremos si lo consigo hacer un poco más sanote, con menos ingredientes refinados. Porque cuando lo estaba haciendo, me he visto dentro de unos años, un domingo por la mañana, alrededor de la mesa, mi vegano favorita y las peques, desayunando pancakes con sirope y zumos de frutas. ¡Aiiii….. me encanta!

El vegano despistado.

¿Sabéis que pasa cuando vives con un vegano despistado, y estas embarazada?

Pues que él, llega un día muy contento del super con la bolsa de la compra llena de cosas y algún caprichito. Va pasando el día, cenamos, al final de la cena me trae el postre. ¿Y sabéis qué?….. que me trae una copa de esas con chocolate y nata…. mmmm….. y la bebé de la barriga de sólo pensar en el postre, se puso a bailar salsa. Y yo que me leo los ingredientes y… tachán! Gelatina! 🙁 estuve sentada, quieta un rato mirando la copa pensando en si renunciar a todo y comérmela, tuve unos momentos de debilidad. Un momento Hollywood. Sentada en la silla apareció una yo pequeñita en un hombro vestida de rojo con cuernos y cola. Y en el otro hombro, otra yo pequeñita pero con vestido blanco alas y corona. Una decía que comiera el postre, y la otra que no, y así durante unos largos minutos. Ganó la angelita. Y como buena vegetariana, me levanté, y devolví el postre a la nevera a la espera de que aparezca algún no vegetariano por casa para poder regalársela.

Así que nos quedamos con las ganas, la bebé y yo.

Eso es lo que pasa cuando vives con un vegano despistado, y estas embarazada.