Tu historia vegetariana *Merche

Merche nos cuenta su historia, que es la de muchos veganos. Ella cambió por salud y se quedó convencida. Espero que esta historia os inspire tanto como a mi.

Yo me hice vegana en abril de 2013, hace ya casi dos años y medio.

Sin embargo, en mi caso, fue fruto de una evolución de casi 5 años y lo hice por salud… sobre todo al principio. Unos años después de ser madre, me di cuenta de que mi cuerpo había cambiado y en cuanto me pasaba un poquito en las comidas, todo se transformaba en algún kilo de más que cada vez costaba más quitar. Así que que en vez de hacer dieta, decidí buscar una forma de alimentarme, que me permitiese no engordar a la vez que encontrarme bien… es decir adquirir hábitos saludables con carácter definitivo 😉

En esa época descubrí a Montignac y me decidí a comer todo integral (pan, pasta, harina, arroz… ), a la vez que incrementaba notablemente la ingesta de verduras, frutas y legumbres… Poco a poco y casi sin darme cuenta fui apartando de mi dieta la carne (creo que mi organismo la iba rechazando poco a poco) y aunque rondaba por mi cabeza la idea de hacerme vegetariana, no me atrevía por la creencia de que al ser tres en casa, el tema de las comidas podía volverse tremendamente complicado. Así como por algunas dudas nutricionales ya que hay mucha información contradictoria y no sabes que creer.

El caso es que cuando buscas, la vida te envía respuestas (no siempre de la forma que esperas, eso es cierto…) y a mi me vino en forma de libro, “El estudio de China”, cuya lectura me recomendó un médico que ya era vegano. Pues bien, tras leerlo… decidí hacerme vegana, no sólo por el hecho de que me lo recomendase un médico, sino porque este libro acabó de disipar las pocas dudas que me quedaban y madre mía!!!! cuantos cosas aprendí!!!!

Mi marido y mi hijo decidieron unirse “a tiempo parcial” que dicen ellos (y que después de estos dos años y medio se ha transformado en un casi a “tiempo completo” jeje)

Al principio cuesta un poco romper el esquema mental de primero, segundo (carne o pescado) y postre… pero poco a poco vas descubriendo que no es complicado, sobre todo, cuando empiezas a navegar y descubres blogs como este. Gracias Alba, y gracias a muchas otras personas, que dieron el paso, y comparten a traves de la web recetas, trucos y demás cosas…

Aunque me hice vegana por salud, debo reconocer que cuando he visto algún reportaje sobre la pesca masiva o la cría de animales en granjas para su consumo (que no suelo ser capaz de verlos completos) siento gran alivio sabiendo que yo YA NO contribuyo a ello.

Y para terminar… desde que me hice vegana mis analíticas de las revisiones periódicas en el trabajo: “impecables” ;-))

Tu historia vegetariana *Miriam

Las historias vegetarianas inspiran y acompañan a muchos que están en el camino hacia el vegetarianismo. Y estoy segura que la de hoy os encantará, parece un poco sacado de un guión de hollywood. La comparte Miriam del blog Curiosity saves cats.

Hace casi tres años que emprendí este viaje y te prometo que por un lado me siento como si fuese ayer y por otro no puedo ni imaginarme lo que era vivir sin importarme con que me alimentaba, como si fuese parte de una vida anterior y no de esta. La vida es así de curiosa 🙂

Rebobinemos tres años y medio más o menos, justo antes de empezar mi transición al veganismo: comía muchísima carne a la plancha, sushi y pizza en oferta de happy hour (vivía por aquel entonces en Washington, DC, USA). Había siempre queso en mi frigorífico, aunque hubiese estado de viaje y estuviese casi vacio, una cosa que siempre habia era queso de algún tipo. Los huevos eran el comodín que utilizaba en mi dieta cuando no se me ocurría que cocinar, que era algo que pasaba muy a menudo en aquellos días.

Espero que te vayas hacienda a la idea: yo nunca fuí una de esas “casi vegetarianas” (o flexitarianas, o pescatarianas, o cualquiera de esos nombres pijos que te venga a la mente), ni de las que le daba asco la carne roja (me encantaba , me la comía casi cruda y muy a menudo) y por mucho que entonces pensaba que me gustaban los animales, no se me pasó por la cabeza que si eso era en realidad cierto, no me los comería o los haría pasar una vida dolorosa.

Para entender el contexto de mi situación, también debes de saber que por aquel entonces yo vivía una vida muy estresante, era totalmente adicta al trabajo, y mis dias básicamente se componían de unas 16 horas de mirar la pantalla del portátil o de la blackberry, y el resto, de dar vueltas en la cama pensando en todas las cosas que me había dejado por hacer.

Fué por aquel entonces, en Octubre de 2013, que nos sacudió el Huracán Sandy en la Costa Este de USA (¿a que mola que tengo hasta un fenomeno meteorológico como parte de la historia?) y por primera vez en mucho tiempo, estaba estancada en casa y no podía trabajar porque el servidor de la empresa habia caído al comenzar la tormenta.

Como salido del guión de una película, mi hermano me había mandado un mensaje esa mañana justamente con un link para que viese un video. No era raro que me mandase cosas que ver/leer/escuchar de vez en cuando, pero la verdad es que mi estilo de vida no me daba la oportunidad de hacerlo normalmente. Pero esta vez, mientras que estaba sentada en el sofa pensando qué hacer con ese tiempo adicional que la Madre Naturaleza me había regalado, decidí verlo. El video se llamaba “El discurso mas importante que jamas escucharás” de un tipo llamado Gary Yourovsky. Después de verlo, me quede sin palabras. Me fui al frigorífico, y tiré 3 yoghurts y una pechuga de pollo que tenía en el congelador. Ni siquiera se por qué, fue un acto reflejo. Visite la pagina web the Gary, y de ahí ve trague el documental de Earthlings. Y ya no habia vuelta atrás,

En tema de alimentación, he sido vegana desde ese dia. Con el tiempo, he veganizado tambien todos los productos de aseo y cosméticos, y aunque aún tengo prendas de vestir y calzado hechos de materiales animales de mi vida anterior, no he vuelto a comprar nada nuevo que lo tenga.

Me siento lo mejor que me he sentido nunca, con mi cuerpo, mi mente y mi alma. Mis valores, mis principios y mis acciones por fin se han alineado, y siento que al fin he hecho las paces con la Madre Naturaleza, a la que venero de una forma espiritual. Es tambien gracias a esta transición, que he comenzado mi nuevo proyecto profesional, una plataforma web para despertar la curiosidad de la gente, para que puedan vivir una vida un poco mas ética y de manera mas consciente. Cuando empiezas a hacer cosas bonitas, mas cosas bonitas pasan. Como encontrarme con este blog 🙂

Amor y Luz,

Tu historia vegetariana *Laura

Hacía mucho tiempo que no me llegaba una historia vegetariana. Y estoy muy contenta que Laura de My Vegie Place se haya animado a compartir.
Muchas gracias por inspirarnos.

Me llamo Laura, tengo 24 años y nací en Barcelona.

Desde pequeña he sido muy sensible y siempre he sentido mucho respeto por la vida de cualquier ser vivo. Por ejemplo me afectó mucho pisar un caracol enorme accidentalmente. Sin embargo comía todo tipo de animales sin “hacer la conexión”. Alguien tenía que haber matado a ese animal en algún momento. Aún me sorprende no haberme dado cuenta de algo tan básico. Pero cuando todo el mundo que te rodea hace algo por tradición, no te planteas si está bien o mal, simplemente es lo normal.

Hará unos 2 años empecé a descubrir que detrás de los cosméticos había experimentación animal e ingredientes de origen bastante desagradable que no quería absorber a través mi piel. Eso me llevó a preguntarme por los alimentos y me quedé muy impactada de todo lo que vi.

Pasé un tiempo leyendo sobre nutrición para asegurarme de que una dieta libre de productos animales es completa, ya que no me gustaba la idea de renunciar a mi salud. La alegría vino cuando descubrí que no sólo es posible sobrevivir comiendo vegetales sino que es la alimentación más saludable.

Hace un año me fui a Alemania y me independicé. Esto me facilitó mucho el cambio de dieta ya que me lo cocino todo yo y además el veganismo está mucho más extendido que en España. En todos los restaurantes hay opciones “Vegan”, hasta en la cantina de mi universidad!

Desde entonces disfruto de una salud de hierro, me siento muy afortunada por haber descubierto esta realidad y he decidido crear un blog (http://myvegieplace.com) donde comparto mi positiva experiencia. Me gustaría poder inspirar a más gente ya que es la mejor decisión que podemos tomar para nuestra salud, los animales y el planeta!

Tu historia vegetariana *Maguito

Hoy una historia diferente. Podríamos decir que es una historia de amor. Es muy cortita pero preciosa. Os la recomiendo.

Tengo que aceptar que yo estoy aprendiendo de todo esto y no por las razon es que la mayoria de aqui lo estan haciendo. Estoy haciendo el cambio por mi hija. Ella cumple tres años el mes que viene y alergica a todo animal y todo lo que viene de animal, todo tipo de nueces y algunas frutas y verduras. Asi que sin querer ella es vegan. Y por ella es que mi esposo y yo hemos decidido hacer el cambio. Sabemos que su vida va a ser dificil y no queremos que en casa se sienta diferente, asi que lo que ella no puede comer nosotros no traemos a casa. Acepto que a sido y sera dificil para los dos pero por ella lo que sea. Gracias por compartir recetas y consejos la verdad es que estoy un poco perdida y sin saber por donde empezar.

¡Muchas gracias por inspirarnos!

Tu historia vegetariana *Esperanza

Una historia de un compañero que le cambió la vida a Esperanza.

Hola soy Esperanza, Hope.

Hace un mes que soy vegetariana, pero sigo el camino hacia el veganismo.
¿De dónde nació esta decisión?

Principalmente de mi perro Golfo, desde que lo adopté hace un año me he dado cuenta de muchos detalles que rodean al mundo animal. El primero cuánto se parecen a nosotros, y en segundo lugar, cuánto nos queda por aprender de ellos. Des su pacifismo, de su inocencia y su bondad innata.

Hace poco vi un documental sobre Gary Yourofsky, el activista vegano, y este fue un impulso más en mi camino hacia el vegetarianismo, de hecho fue el paso decisivo. En cuestión de tres días me resultó muy difícil cociname un filete, y estoy súuper feliz!!!!!!!

Tan feliz que me paso el día buscando información documentales y he decidido crear mi propio blog, para ayudar a que todo el mundo tenga al alcance la información que yo he tardado 24 añazos en adquirir, y que podría haber cambiado mi alimentación mucho antes. http://mygreenhope.wordpress.com/

Para mi los blogs han resultado de muchísima ayuda a la hora de encontrar detalles para irme introduciendo en este estilo de vida, y lo agradezco enormemente.

Un saludo y gracias!

¡Muchas gracias por inspirarnos!

Tu historia vegetariana *Almudena

Almudena con su historia nos enseña que podemos ser vegetaranos contra viento y marea. Y aunque parezca imposible, si realmente es lo que queremos, lo conseguiremos.

Hola,
me gustaría explicar mi historia como vegetariana ya que es algo extraña. Soy vegetariana desde hace un par de años. A los 17 ya lo había intentado, pero en casa de mis padres fué difícil y no tenía mucho conocimiento.
Mi familia paterna se dedica a la industria cárnica, el gran imperio familiar. Durante muchas vacaciones he trabajado en la industria. De pequeña me llevaban a visitar el ganado, me metía en las cuadras y les cogía cariño a los animales. Ya había ciertos animales que no podía comer por pena. Poco a poco y tras tocar tanta carne, ver reses colgadas que me parecían perritos…fuí aborreciéndola un poco.
También poco a poco me fui interesando más por la sostenibilidad e intentar que mi vida no tenga demasiados impactos negativos sobre el medioambiente. Al interesarme sobre esto y ver las barbaridades que se producen en las granjas de explotación masivas, genética…Mi alimentación también cambió.
Poco a poco me empecé a sentir mejor, no solo por sentirme saludable, sino por ese respeto a como llegan nuestras cosas a las manos y que hacemos con ellas.
En mi casa se come muuucha carne, así que imagina cuando en una barbacoa pongo un par de salchichas de seitán que me he preparado. Con disimulo y sin que me vea mi abuelo, que le podría dar algo.
Cada comida familiar o de amigos es una odisea, en la que tener que dar razones…Escuchar comentarios de que los humanos somos depredadores, o yo soy casi vegetariana solo como pollo (para mí uno de los peores en cuanto a producción), donde esté un buen chorizo…Que la única opción a veces sea la tortilla de patatas en un bar…
Ahora al vivir sola estoy tranquila en cuanto a poderme cocinar yo, conozco buenos vegetarianos de la zona y me hace mucha ilusión cuando algún amigo se apiada de mí y acepta ir a un vegetariano. Me anima mucho ver blogs como este, en el que demuestra que una vida normal también puede ser vegetariana.

¡Muchas gracias por inspirarnos!

Tu historia vegetariana *Graciela

La historia que comparto hoy es durilla pero bonita. Os recomiendo mucho que leáis la historia de Graciela.

Mi historia vegetariana no es larga, me animo a compartirla porque disfruto de leer también el testimonio de otros.
Hace 6 años mi vida sufrió una violenta sacudida; así lo sentí cuando luego de estudios de rutina resultó que tenía cáncer de tiroides. Un poco antes de eso, había pasado una cirugía por un “simple lunarcito” en el rostro que resultó cáncer de piel que decidió re-aparecer para acompañar al de tiroides…. resumiendo: 4 cirugías en 3 años, una gran cicatriz en el rostro, otra en el cuello y algunas otras delicias asociadas. En fin, agua que pasó bajo el puente, las cicatrices ya ni se notan.
Gracias a esa experiencia tuve oportunidad de reflexionar mucho en mis hábitos de vida y replantearme otras cosas. Hoy puedo decir que esa experiencia fue una bendición, aunque entonces no lo veía.
Decidí poner en práctica lo que en teoría había sabido toda mi vida, que la alimentación a base de vegetales es la mejor para los seres humanos.
Soy una defensora y amante delos animales, y aún así, ¡cuánto tardé en enfrentar la hipocresía! amar a mis mascotas y echar a la olla otros seres, tan dignos de amor y respeto como mis gatos y perros. Hemos sido diseñados por nuestro Creador para alimentarnos de plantas y convivir armónicamente con los demás animales. Soy cristiana y lo menciono porque adhiero a las creencias de la Iglesia Adventista del Séptimo día, que ha hecho del vegetarianismo su bandera desde hace más de siglo y medio.
Y aun así, me tomó casi 4 décadas de vida darme cuenta que no bastaba con saber la teoría, y que debía ponerla en práctica. Esa decisión fue una de las mejores que he tomado en mi vida. Me abrió las puertas a un mundo de muchas satisfacciones. Disfruto mucho de cocinar para otros y encontré la oportunidad de hacer de mi afición un servicio a los demás. Desde hace 5 años doy clases de cocina vegana como voluntaria. Con un grupo de hermosas personas que comparten esta filosofía. Nuestro objetivo es ayudar a la gente en la transición hacia una dieta basada en vegetales.
Han pasado ya cientos de personas por estas clases y cada vez me gusta más lo que hago. Experimento con recetas que tomo libros y de internet y las adapto a los ingredientes disponibles en Buenos Aires y a los gustos locales. Mi salud es excelente, me considero una persona feliz y bendecida.Sueño con algún día no muy lejano dedicarme como ocupación principal a actividades que promuevan la vida saludable y el cuidado del ambiente. Por ahora sigo con mi trabajo, que afortunadamente me deja todavía algo de espacio para compartir lo que aprendo y lo que voy experimentando, tratando de hacer del mundo un lugar un poco mejor.

¡Gracias por inspirarnos!

Tu historia vegetariana *Pamela

La historia de hoy me gusta mucho porqué es el punto de vista de una chica argentina. Todos creemos que allí con lo que les gusta la carne (en general) tiene que ser imposible ser vegetariano, pero no, os invito a leer la historia de Pamela.

¡Buenas!
Hace ya un par de años nació en mí la inquietud de si está bien o no comer carne. Siempre me llamó la atención cuando, en algún restaurante, alguien preguntaba “¿Hay alguna opción vegetariana?”. Cabe mencionar que vivo en Buenos Aires, Argentina, y que acá el 90 % de las comidas que consumimos están compuestas por carne. “Es muy difícil ser vegetariano”, pensé siempre.
Desde principio de año comencé a practicar el #lunessincarne, la iniciativa que invita a eliminar el consumo de carne durante ese día de la semana. Y el lunes se extendió al martes, al miércoles, al jueves.. El día más complicado de la semana era el domingo, día de reunión familiar en el que se hace un asado (carne asada a la parrilla).
Pero enfrenté mis dudas y hace más de dos meses dije basta, basta de condenar animales a la muerte, basta de mirar para un costado, basta de cargar en mi conciencia con el sufrimiento de seres inocentes. Dije basta y a partir de entonces se abrió ante mí un mundo de opciones alimenticias que me hacen muy feliz.
El siguiente paso fue enfrentar a familia y amigos, decirles que ya no iba a compartir esas comidas pero sí los momentos. Uno cree que al renunciar a la carne uno tiene que renunciar también a esos momentos compartidos… ¡Nada más errado! Tuve la suerte de tener el apoyo y la buena energía de todo mi entorno.
Hoy sigo con mi vida verde: Acá estoy, frente a la compu, tomando un té verde orgánico. Pero la búsqueda no termina acá pues estoy muy interesada en las propuestas gastronómicas del veganismo.
Gracias por el espacio y quiero, por último, dar un consejo que a mí me resulta fundamental: Si deciden dejar de comer carne no piensen que nunca más comerán carne, que nunca más comerán una hamburguesa, que no irán a otro asado en su vida. Piensen en el ahora, en que hoy no quieren comer carne y que luego se irá viendo. Esto es fundamental para no desesperar y disfrutar el cambio en cada pequeño paso.

¡Gracias por inspirarnos!

Tu historia vegetariana *Daniela

Hacía mucho tiempo que no me llegaba una historia vegetariana, y no os podéis imaginar la ilusión que me hace leerlas. Muchas gracias Daniela por compartir.

Hola.
Soy de Perú y me inicie como vegana ayer (08/05/14).
Hoy seria mi segundo día sin consumir absolutamente nada de carne, ni cosas que vengan de un animal.
Vi un documental de Paul McCartney (mi cantante favorito) y la verdad que me toco en lo mas profundo y quizás alguno digan que suena tonto o cosas por el estilo, pero no es justo lo que le hacen a esos pobres animales y me repugna saber que tengo en mi cuerpo millones de cadáveres, pero como lo dije desde ayer tome la decisión de no comer mas ningún tipo de carne ni nada que se obtenga de un animal.
Debo admitir que en mi casa creen que me volví loca por la decisión que tome, pero es mi decisión y yo se `porque la tome.
Se que mi historia es corta e incluso aburrida pero necesitaba contarlo para no sentirme sola y me alegro el día encontrar un blog donde también hay gente vegana.

¡Gracias por inspirarnos!

Tu historia vegetariana *Yasmina

Otra historia vegetariana súper interesante. La de Yasmina que la podéis leer en su blog Verde que te quiero verde.

Ya sabéis que si tenéis una historia chula para compartir de como cambió vuestra alimentación y vuestra vida a una vida vegetariana me la podéis mandar al mail mividaconunvegano@gmail.com y estaré encantada de publicarla.

Me llamo Yasmina y tengo 29 años. Como para muchos de vosotros, el hecho de cambiar mis hábitos alimenticios empezó al conocer a una compañera de trabajo, Matilde, vegetariana desde pequeña y consumidora de productos ecológicos.
Me encantaba hablar y hablar con ella, preguntarle miles de dudas…hasta entonces, no me había parado a pensar en lo que comía, aunque reconozco que intentaba cuidar mi alimentación.
Se abrió un mundo ante mí desconocido pero interesante y empecé a investigar, a leer, ver documentales, blogs, etc. y a consumir productos ecológicos. En definitiva, me hice consciente de lo que había en mi mundo y era libre y consecuente con mis elecciones.
Además, han tenido mucho que ver mis perros y las relaciones que tengo con estos, que mi chico trabaje con animales, nuestras conversaciones o reflexiones.
Ya llevo más de un año sin consumir carne, pescado, leche etc y he reducido bastante el consumo de huevos y queso. Como me encanta cocinar y poner en práctica recetas, no supone para mí más trabajo o lío en la cocina…al contrario, ¡creo que como más! 🙂
Estoy mejor que nunca: me siento bien, feliz, sana y con mucha energía. Y, sobre todo, puedo dormir más tranquila que nunca sabiendo que estoy aportando mi granito de arena a un mundo más justo y respetuoso.

¡Gracias por inspirarnos!