Tu historia vegetariana *Merche

Merche nos cuenta su historia, que es la de muchos veganos. Ella cambió por salud y se quedó convencida. Espero que esta historia os inspire tanto como a mi.

Yo me hice vegana en abril de 2013, hace ya casi dos años y medio.

Sin embargo, en mi caso, fue fruto de una evolución de casi 5 años y lo hice por salud… sobre todo al principio. Unos años después de ser madre, me di cuenta de que mi cuerpo había cambiado y en cuanto me pasaba un poquito en las comidas, todo se transformaba en algún kilo de más que cada vez costaba más quitar. Así que que en vez de hacer dieta, decidí buscar una forma de alimentarme, que me permitiese no engordar a la vez que encontrarme bien… es decir adquirir hábitos saludables con carácter definitivo 😉

En esa época descubrí a Montignac y me decidí a comer todo integral (pan, pasta, harina, arroz… ), a la vez que incrementaba notablemente la ingesta de verduras, frutas y legumbres… Poco a poco y casi sin darme cuenta fui apartando de mi dieta la carne (creo que mi organismo la iba rechazando poco a poco) y aunque rondaba por mi cabeza la idea de hacerme vegetariana, no me atrevía por la creencia de que al ser tres en casa, el tema de las comidas podía volverse tremendamente complicado. Así como por algunas dudas nutricionales ya que hay mucha información contradictoria y no sabes que creer.

El caso es que cuando buscas, la vida te envía respuestas (no siempre de la forma que esperas, eso es cierto…) y a mi me vino en forma de libro, “El estudio de China”, cuya lectura me recomendó un médico que ya era vegano. Pues bien, tras leerlo… decidí hacerme vegana, no sólo por el hecho de que me lo recomendase un médico, sino porque este libro acabó de disipar las pocas dudas que me quedaban y madre mía!!!! cuantos cosas aprendí!!!!

Mi marido y mi hijo decidieron unirse “a tiempo parcial” que dicen ellos (y que después de estos dos años y medio se ha transformado en un casi a “tiempo completo” jeje)

Al principio cuesta un poco romper el esquema mental de primero, segundo (carne o pescado) y postre… pero poco a poco vas descubriendo que no es complicado, sobre todo, cuando empiezas a navegar y descubres blogs como este. Gracias Alba, y gracias a muchas otras personas, que dieron el paso, y comparten a traves de la web recetas, trucos y demás cosas…

Aunque me hice vegana por salud, debo reconocer que cuando he visto algún reportaje sobre la pesca masiva o la cría de animales en granjas para su consumo (que no suelo ser capaz de verlos completos) siento gran alivio sabiendo que yo YA NO contribuyo a ello.

Y para terminar… desde que me hice vegana mis analíticas de las revisiones periódicas en el trabajo: “impecables” ;-))