Santiveri y Provamel tienen que volver a estudiar al cole.

Esta mañana hemos ido a comprar a la herboristería del pueblo, y al salir, la chica nos ha dado un folleto de Santiveri de recetas. Al llegar a casa y empezar a leerlas mi sorpresa ha sido….

Aquí debajo podéis ver la leyenda de las recetas.

Y todo parece normal, ¿no?

Pero hay algo que falla…

Y no solo una vez, sino dos!

Imagino que lo habéis encontrado. Si señoras y señores, los del Santiveri y Provamel se creen que el pescado es ¿verdura? ¿fruta? ¿legumbre?. Aixxx, ¿a estas alturas os lo tendremos que contar? Bueeeeno vaaa. Los peces son animales, vive nen el mar, en los ríos, o en las piscifactorías, son pescados cruelmente, y mueren ahogados. Si señores del Santiveri y Provamel, el pescado no es vegetariano.

 

*EDITO: las recetas de Pimientos del piquillo con brandada de bacalao, y la de Dips de salmón con salsa de eneldo, están marcadas como “aptas para vegetarianos” justo en el cuadrado verde, donde pone el tiempo de preparación, la dificultad, y para cuantas personas.

Comiendo cupcakes en Barcelona.

El fin de semana pasado fuimos a Barcelona. A pasar toooodo el día. Y yo hacía unos días que cada vez que pensaba en ir allí, tenía un gran antojo de cupcakes veganos. Mmmm!

Pues solo llegar a la city, nos plantamos al Vegan Bakery.

Y para coger fuerzas para un largo día…

Para mi vegano favorito uno de cacao, otro para las dos peques, y para mi este de zanahoria con crema de queso.
Estaban insuperables, impresionantes!
El local muy chulo, estilo cuqui, así con muchos detalles.
El precio, para mi gusto, un poco caro, como para no ir muy a menudo.
Y lo que no me gustó fue que necesitábamos ir al baño (con peques cada dos por tres tienes que ir) y nos dijeron que no tenían. Esto es un fallo, porque yo se que tienes baño, porque tú aquí te pasas horas, y no vas a ir a hacer pipí al  WC del bar de delante cada vez, cada día, digo yo. Ademas nos gastamos dinero, 3 cupcakes y dos cafés. Cada sitio puede tener la política de empresa que mas le convenga, pero yo creo que no dejar ir al baño a unos clientes es un error, y mas si la que tiene que ir es una peque. ahí queda dicho.
Digamos que no fueron muy “family friendly”, así que no creo que volvamos, o al menos a sentarnos allí. Ya que los cupcakes valen la pena.