¡Nuestra primera cesta ecológica!

No os podéis imaginar lo difícil que es encontrar algún sitio ecológico que reparta en nuestra zona. Hace unos días encontré una tienda en Valencia que reparten en toda España. Y me lancé a probar.

Hace un ratito ha llegado la caja, nos ha hecho mucha ilusión recibirla, sobretodo a las peques, que nos hemos dedicado a tocar, oler y mover de la caja al suelo, del suelo a una cesta,…. toooooda la verdura.

Aun así, no se si la vamos a pedir mas. Que nos la manden de Valencia lo encontramos demasiado lejos. Buscábamos algo mas cerca, que ningún camión tenga que hacer tantos kilómetros. Y además no tiene el certificado ecológico. Aunque ellos dicen que trabajan de manera ecológica. No se. Ya iremos viendo.

Vale, ahora viene lo divertido… ¿que hago con tantos pimientos? A alguien se le ocurre algo, alguna idea. Tampoco no se que hacer con el colirrábano. De hecho os tengo que confesar que hasta que abrí la caja nunca había visto uno, no sabía ni que existían. Así que tampoco no se como sabe, ni como se cocina. Tengo que investigar.

Ya os iré informando de las recetas que vamos haciendo. Y si me dais ideas os lo agradeceré eternamente, no quiero que se me estropee nada (y con tanto de lo mismo o lo hago divertido o se nos acabará poniendo cara de pimiento!)

Masa de pizza.

He comido pizzas con masas de todo tipo. Hace muchos años, mi madre iba a comprar las masas a una panadería que las hacían ellos, eran gorditas y muy irregulares, como si fueran panes. En pizzerias masas finas, gordas. Pizzas enormes. Pizzetas. De todos los sabores. Redondas o cuadradas. Congeladas. Con la masa fresca,… en fin, muchas pizzas.

Todo esto hasta este fin de semana que me lancé a hacer la masa yo.

Y aunque la duda era enorme… quedó… ¡muy buena!

Los ingredientes:

300 gr de harina
200 gr de agua templada
1 sobre de levadura Royal
media cucharadita de sal
15 gr de aceite

Como se hace:

Se mezclan en un bol los ingredientes secos. Se hace un volcán y le echamos el agua y el aceite. Mezclar (con las manos o con un tenedor). Cuando la masa ya no se pega a las paredes, la ponemos encima de una mesa espolvoreada con harina y la trabajamos, un rato hasta que quede uniforme.
La ponemos en el bol, y la tapamos con film transparente. Lo dejamos entre media hora o una hora. Tiene que aumentar su volumen.
Se corta por la mitad (o si quieres una masa gordita imagino que la puedes utilizar entera) y se vuelve a poner en la mesa espolvoreada con harina y se estira. Muy fina está riquísima. La ponemos en la bandeja del horno. Y ya está lista para añadir los ingredientes que queramos.
Lo ponemos al horno precalentado a 250 grados durante unos 10 minutos.
¡Y ya me contareis!

La receta la saqué de Directo al paladar.

Verduras al horno.

¡Ya vuelvo a estar por aquí!

Este es uno de nuestros platos favoritos. Muy fácil de hacer y bueniiiiisimo.

A veces si uno no comparte recetas complicadas o muy originales, parece que no vale la pena escribir, pero yo creo que también está bien compartir recetas sencillas, porque a uno a veces no se le ocurren. Y esta está bien buena y además sana. 

Los ingredientes:

las verduras que tengas en la nevera o las que mas te apetezcan

Como se hace:

Lavarlas bien, cortarlas a trozos y ponerlos en una fuente para horno, las unas al lado de las otras. Chorrito de aceite y un poco de sal.
Al horno precalentado a 180 grados, y el tiempo ya depende de cada uno, a nosotros nos gustan mas bien crudas que demasiado blandurrias, así que para saber, ir comprobando.

La tomatera sin tomates y pistas para mi AIG.

En el post anterior me despisté de dar algunas pistas para mi amigo invisible, así que allá voy.

Soy ovo lacto vegetariana conviviendo con un vegano, lógicamente en nuestra casa no entran alimentos de origen animal (excepto huevos, leche y yogures). Soy mami de dos niñas. Me encanta cocinar, aunque no se mucho. Y como a muchos bloggers, me chifla la repostería. Así que querido amigo invisible, cualquier cosa que me quieras regalar me gustará seguro. Y si me haces algo a mano, hecho por ti, me va a gustar el doble. Gracias, gracias, gracias!

Arroz con guacamole.

El otro día no me pude resistir a comprar aguacates. Ya estaba casi donde la caja de la tienda para pagar la compra, pero en el camino oí “cooooompranos, cooooompranos” y no me pude resistir.

Así que me fui a casa a con una bolsa extra con tres aguacates ecológicos, y yo más feliz que una perdiz.

Después de esperar cuatro largos días a que estuvieran maduros y listos para comer, hoy ha sido el gran día.

Estaban muy muy buenos. Pero os tengo que confesar algo, como los que comí en Canarias, en ningún otro sitio.

Los ingredientes (para dos personas):

1 vaso de arroz basmati
2 aguacates
2 cebolletas pequeñas
un chorrito de vinagre (yo utilicé de manzana que es el que tenía a mano, pero he visto en el libro Veganomicon echan el zumo de una lima. Cada uno a su gusto)
una pizca de sal
unos cuantos tomates cherry

Como se hace:

Para el guacamole cortamos las cebolletas pequeñas y las ponemos en el bol donde hagamos la mezcla. Pelamos y sacamos la pipa de los aguacates, y los mezclamos con un tenedor.  En casa nos gusta con trozos, pero si quieres se puede conseguir una mezcla mas fina, pero se te va a cansar el brazo. Mientras vayamos mezclando, le añadimos un chorro de vinagre y la sal. Lo probamos y si no está al gusto, le echamos un poco más.
El arroz lo hacemos como dice el paquete y lo dejamos enfríar.
Para servir primero ponemos el arroz, encima el guacamole y encima los tomates cherry cortados.

Por cierto, los tomates también son ecológicos.

La berenjena blanca.

Esta berenjena no es muy conocida, de echo, hasta hace poco estaba olvidada. A principios del siglo XX con la disminución de los campesinos desaparecieron muchas variedades de verduras. Pero hace poco Fundació Alicia la recuperó. Es originaria de mi tierra, la comarca del Bages, cerquita de Barcelona.

El 90% de su peso es agua, y el 10% hidratos de carbono, fibra, pequeñas cantidades de proteínas y sales minerales.
Es un alimentos perfecto para mejorar la circulación, reducir el colesterol y ayudar a prevenir la arteriosclerosis. También ayuda a que el hígado funcione correctamente estimulando la secreción de bilis.
De sabor, es mas suave que la berenjena tradicional.

Y lo curioso es que hoy, leyendo del Reader mi sección de blogs de cocina, ví que había tenido telepatía con Cocina de Nihacc. Así que si queréis ver una receta rica con berenjena blanca podéis visitar su blog.

 

Info: El rebost del bages.