Feliz primavera!

Hace días que no escribo. Estoy muy ocupada con las dos peques. Papillas, dormir, dibujar, pañales, jugar, llorar, leer el mismo libro tropecientas veces, otra vez pañales, mas papillas, ahora al parque,….. y así hasta el infinito! Lo mejor son los fines de semana. Mi vegano favorito está en casa y nos repartimos las tareas (y las peques, jeje). Y vamos más descansados teniendo mas tiempo de hacer otras cosas.

A este fin de semana le ha tocado el tema huerto y plantas.

A principios de invierno recogimos todo lo que quedaba del huerto y lo dejamos reposar. También durante el invierno se me murieron la mitad de las plantas del balcón. Así que este fin de semana celebrando el inicio de la primavera decidimos plantar otra vez.
La verdad es que no tenemos mucha idea de huertos, mi abuela era payesa como sus padres, pero se ve que esto no es un don que se hereda. Así que nos dejamos guiar por el señor que vendía el plantero. Y finalmente los escogidos fueron pimientos, cebollas, fresas, papas, ajos, lechuga, escarola, perejil y menta. De momento eso. Ya iremos investigando sobre que mas podemos ir plantando.

Y en el balcón he recuperado alguna planta de las que sobrevivieron, y les he sumado unos esquejes de plantas del patio de mi abuela. Unas cintas, una planta de hojas carnosas que se convierte en un arbolito (que no tengo ni idea de cómo se llama) y aloe vera.

Espero que con este solete que hace todo se anime a crecer! Así dentro de nada tendremos nuestras propias verduras ecológicas.

Feliz primavera!